Lucha por el FEES: ¡Triunfo contundente!

Martín Rodríguez Espinoza

La magestuosa manifestación universitaria de este 16 de agosto de 2022, significa no solo una contundente demostración por la defensa de la educación pública, es también un contudente triunfo sobre las intenciones de la «lógica macabra que recorre el mundo entero de primero matar los derechos humanos y después a las personas.»

Las intenciones no es solo destruir la educación pública costarricense, se trata de fomentar el comercio de la educación privada, el lucro de la educación para quienes puedan pagar.

Hoy quedó demostrado, tan solo en la primera manifestación, algo que parecía dormido, en calma, pero que despertó con la furia de una juventud en defensa de su más sagrado derecho a la educación. Es tan solo el primer paso, los enemigos de vida no duermen y buscarán nuevas formas de implementar su código de muerte. Lo hicieron con el Instituto Costarricense de Electrictricidad, ICE, como el «Combo ICE» no les funcionó, lo incluyeron dentro del Tratado de Libre Comercio, y con el, muchas otras instituciones.

Los enemigos del pueblo, de la educación, de la cultura, de la clase trabajadora, de la vida, buscarán acabar con todo. Están detrás de la Caja Costarricense de Seguro Social, CCSS, de la educación pública, de electricidad, de Recope, de BICSA, de los parques nacionales, de los recursos naturales, detrás de todo.

La respuesta de este día, debe ser la misma contra la privatización de la CCSS, por ejemplo. No hacemos nada con educación si no tenemos salud pública, ni viceversa, es un todo.

La respuesta de este día debe ser la misma por salarios dignos, por vivienda, por pan, por trabajo, por tierra para los campesinos. Debe ser la misma por los derechos fundamentales de libertad y justicia. La misma por democracia, verdadera democracia. La misma contra la corrupción que carcome toda la institucionalidad pública y privada, la evasión al Fisco que le roba al país los recursos necesarios para educación, salud y desarrollo.

El enemigo del pueblo no duerme, y este, el pueblo, debe estar vigilante, alerta y dispuesto.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *