Partido Comunista de la Federación Rusa: “La respuesta a la presión externa debe ser un cambio radical de la política interna e internacional”

«El 24 de febrero, el presidente V. Putin decidió realizar una operación especial en Ucrania. Su objetivo es la desmilitarización y desnazificación de este país, la protección de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

El golpe de Estado de 2014 en Ucrania se llevó a cabo con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea. Llevó al poder a fuerzas extremadamente reaccionarias, saturadas con el veneno del nazismo de Bandera y la rusofobia.

La quema de personas en la Casa de los Sindicatos de Odessa se convirtió en un amargo símbolo de las intenciones antipopulares de quienes se precipitaron al poder. Se tomó un rumbo para romper los lazos con Rusia, para segregar a la población rusa. La respuesta de los habitantes de Crimea y Sebastopol fue su regreso a su puerto natal. La población de las regiones de Donetsk y Lugansk tomó el camino de la independencia. Los intentos de Bandera de «pacificar» la DPR y la LPR provocaron miles de víctimas.Con el fin de poner fin a las hostilidades en Donbass, se llegó a un compromiso en forma de acuerdos de Minsk.

De acuerdo con ellos, el DPR y LPR podrían seguir siendo parte de Ucrania en los términos de una amplia autonomía. Sin embargo, el intento de Rusia de lograr la implementación de los acuerdos no dio ningún resultado. Había una necesidad urgente de implementar otras medidas para proteger a 800 mil ciudadanos de la Federación Rusa y prevenir el genocidio de civiles en el Donbass.El drama de la situación se vio reforzado por el hecho de que las autoridades de Bandera en Kiev buscaban cada vez más la admisión de Ucrania en la OTAN.

El territorio del país se estaba convirtiendo en un trampolín para la colocación de armas de Estados Unidos y sus aliados. La disposición de las fuerzas de la OTAN en Ucrania creó fundamentalmente nuevas oportunidades para lanzar un ataque con misiles nucleares en nuestro país. Estas acciones hostiles fueron acompañadas por una monstruosa presión propagandística sobre el pueblo de Ucrania, nuestros hermanos y hermanas. La preparación por parte de Occidente de una gran guerra en Europa trajo muerte y destrucción a la población tanto de Rusia como de Ucrania.

Durante todos estos años, el Partido Comunista de la Federación Rusa se guió por las ideas de la amistad histórica y la hermandad de nuestros pueblos, reveló la esencia fascista de la ideología de Bandera y demostró la naturaleza antidemocrática del régimen de Kiev. Defendimos el derecho del pueblo de Donbass a la vida ya la dignidad, a la lengua rusa ya su cultura, al reconocimiento de su joven condición de Estado. Los voluntarios comunistas lucharon en las trincheras en la línea de en las trincheras en la línea de fuego, murieron bajo los bombardeos de las formaciones nazis. El Partido Comunista de la Federación Rusa envió 93 convoyes de ayuda humanitaria a la RPD y LPR, de año en año implementó el programa «Niños de Rusia a los Niños de Donbass».

Entendiendo las razones de la operación especial en Ucrania, el Partido Comunista de la Federación Rusa pide a las autoridades de la Federación Rusa que tomen medidas integrales cuidadosa y persistentemente para proteger a la población civil, incluso de posibles provocaciones de bandas fascistas.

Consideramos extremadamente importante implementar planes para la desmilitarización de Ucrania, evitando bajas entre el ejército ucraniano y brindando todo el apoyo necesario a quienes depusieron las armas.Hacemos un llamado a todas las fuerzas políticas de Rusia para que utilicen los mecanismos de la diplomacia pública en aras del triunfo de las ideas de la amistad centenaria entre rusos y ucranianos. Los pueblos de nuestros dos países deben comprender profundamente que la población de Ucrania se ha convertido en rehén de la expansión de la OTAN y víctima de la propaganda desenfrenada de Bandera.

El PCFR está convencido de que la defensa de los intereses nacionales de Rusia no puede limitarse a medidas diplomáticas y político-militares. Cada vez es más urgente la necesidad de grandes cambios en la vida de nuestro país. La cuestión de la supervivencia histórica de Rusia se convierte en un giro decisivo del poder hacia la protección de los intereses de las amplias masas populares.

Superar la división de clases sociales y unir a la sociedad frente a diversas amenazas requiere un modelo fundamentalmente nuevo de vida económica y social. Debería servir no para enriquecer a los especuladores financieros, sino para promover la industria y la agricultura, desarrollar la ciencia y la educación, apoyar la salud pública y la cultura. En el contexto de las duras sanciones occidentales, se necesita una sustitución real de importaciones, una desdolarización de la economía y frenar la fuga de capitales.

El efecto adecuado de estos pasos solo es posible en conjunto con la nacionalización de sectores estratégicos de la economía, el uso de los recursos naturales más ricos en interés de todos los ciudadanos y la planificación estatal de la vida económica. Solo así, recordando la gran experiencia de la Unión Soviética, estudiando la esencia de los éxitos modernos de China y otros países, Rusia garantiza la autosuficiencia.La mejor manera de llevar el poder a un nuevo rumbo sería un conjunto de medidas inmediatas, incluyendo el regreso de la escala soviética de edad de jubilación, la preservación y el fortalecimiento del gobierno local, el rechazo de la vacunación forzada y el campo de concentración electrónico, y el cese de represión política contra los comunistas y otros representantes de las fuerzas patrióticas de izquierda.

Para que el sistema político ruso sea estable y democrático, es necesario fortalecer la confianza de los ciudadanos en los procedimientos electorales. Con este fin, se requiere de una vez por todas detener los intentos de introducir el voto electrónico remoto y de tres días, para apoyar e implementar la idea de una reparación completa del sistema electoral.

El Partido Comunista de la Federación Rusa espera que frente a las crecientes amenazas externas, los líderes de la Federación Rusa sigan el camino de garantizar una seguridad nacional integral y genuina. En nuestra opinión, solo puede garantizarse mediante un cambio radical en el rumbo socioeconómico y la implementación de las medidas establecidas en la base de nuestro programa Diez Pasos hacia el Poder del Pueblo.»

Gennady Zyuganov
Comité Central del PCFR
26 de febrero de 2022

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *