Vanguardia Popular sobre la situación de Ucrania y el interés yanqui de fomentar una guerra

En las más altas instancias del Gobierno Ruso se afirma que este país no se propone invadir a Ucrania. Hoy mismo según informa la prensa internacional Serguéi Lavrov, ministro de Relaciones Internacionales de Rusia, ha reafirmado que Rusia no invadirá a Ucrania bajo ninguna circunstancia. No existe otra forma de decirlo, todo es absolutamente claro, sin embargo la señora Wendy Sherman, vicesecretaria de Estado, insiste en afirmar lo contrario. Sin aportar ninguna prueba, es decir mintiendo, esta señora afirma que “Todo indica que el presidente ruso, Vladimir Putin, hará uso de la fuerza militar en algún momento, quizás entre ahora y mediados de febrero…”

Estas afirmaciones contradicen no solamente las declaraciones rusas, también lo dicho por de importantes voceros del propio gobierno ucraniano, entre  los cuales debe incluirse al Presidente Zelenski.

El imperialismo yanqui acostumbra manejar su política a base de mentiras y falsedades; no usan la verdad porque lo verdadero es su crisis y su decadencia. No logran asimilar lo que enseña la realidad: su decadencia en el terreno económico y la pérdida del poder absoluto que parecía haber  alcanzado con la desaparición de la Unión Soviética y de los países socialistas. No logran admitir que ese mundo se acabó y se acabó para siempre, sustituido por un mundo multipolar. Está naciendo un nuevo modelo de relaciones en las que ha de primar el respeto entre las naciones y el derecho de los pueblos a decidir, libremente y sin sanciones, su estructura social y política.

Un mundo sin imposiciones y sin  brutales sanciones. El mundo dominado por el imperialismo yanqui está padeciendo una crisis profunda e inevitable

Este puede ser un proceso largo y complicado pero posible, generado precisamente por la quiebra de la hegemonía yanqui.

Las relaciones entre los Estados, a pesar de lo dispuesto por la Carta de las Naciones Unidas, han estado dominadas por los intereses de los grandes consorcios yanquis, es decir por las necesidades del imperio.  

Cuanto más brutal se muestra el modelo de dominación yanqui más evidentes aparecen sus debilidades y su crisis. Esa es la dialéctica de la historia de este momento como lo fue en el pasado.

Los dirigentes yanquis se niegan a reconocer lo evidente y esa negación de la realidad podría dar lugar a la destrucción de la civilización humana, si se llegará a persistir en una solución con el uso de  armas nucleares.

¿Podrá evitarse una hecatombe de tales dimensiones?

Sí. Pero todo depende de la acción de los pueblos de todos los países, sin excepciones.

El primer objetivo humano tiene que ser la lucha por la paz; no es una cuestión retórica es la decisión de ser o no ser.

Solo una acción que abarque a todos los países puede detener la demencial ansia de poder del imperio herido de muerte

La paz verdadera solo se alcanzará con la desaparición de los poderes hegemónicos e imperialistas sobre las naciones, los Estados y los pueblos.

Podrán los capitostes del imperialismo yanqui seguir los consejos de sus amigos, por ejemplo, el ex Ministro de Relaciones Exteriores de Israel, señor Shlomo Ben Ami que les dice: “EEUU no es la antigua Roma—ya que conserva ventajas extraordinarias en áreas cruciales, de la defensa y la diplomacia a la tecnología y las finanzas–, pero padece lo que el historiador Edwar Gibbon describió como “el efecto natural e inevitable de la grandeza inmoderada”. Y sigue: “No ha podido adaptar sus instituciones democráticas para satisfacer las necesidades de su población y sus responsabilidades como potencia mundial”. Continua: “En último término, Estados Unidos es una potencia agotada que está siendo  desafiada por otra en ascenso…” (La Nación 27 enero 2022)

Cuando se habla de la decadencia de los  Estados Unidos se habla, por supuesto, de la oligarquía financiera y del crimen organizado, es decir, del imperialismo acogotado no solo por sus problemas económicos, sino también por las grandes contradicciones políticas y sociales internas.

Hablamos del imperialismo yanqui y no de la OTAN porque ésta carece de ideas estratégicas y políticas propias. La Unión Europea, junto al Reino Unido, se ha convertido en ejecutores ciegos de las decisiones de la Casa Blanca. La orgullosa Europa convertida en ejecutora, sin voluntad propia, de las órdenes de un imperio.

Las burguesías europeas, al menos en Francia y en Alemania, comienzan a luchar por un camino independiente. Entienden que la OTAN no es más que instrumento del imperialismo yanqui para limitar la capacidad de decisión de los países europeos. Es presumible que esta corriente se refuerce y que cese el sometimiento estratégico de los europeos y recobren su soberanía perdida.

No olvidar que Europa y su comunidad son también dirigidas por consorcios imperiales. Pareciera que países muy importantes de la Comunidad Europea quieren zafarse del dominio absoluto del imperio yanqui.

 Eso está por verse. Pero en lo fundamental los imperialistas europeos seguirán siendo enemigos de la libertad y del bienestar de los pueblos. En el campo de la explotación de los pueblos no están lejos del imperialismo yanqui.

Tenemos la esperanza que las protestas y las luchas de los pueblos europeos obliguen a sus gobiernos a no seguir los pasos de los guerreristas.

Rusia, como cualquier otro Estado, debe preocuparse por su seguridad. Por eso en este momento y ante la situación planteada por el imperialismo tienen plena razón.

Rusia y China se enfrentan a los yanquis para la defensa de sus legítimos derechos. Y desde  esa óptica merecen el apoyo de los pueblos y de todos los sectores progresistas, incluyendo a los comunistas. Eso es, según nuestra opinión, el deber de todos para este momento.

Estados Unidos está tratando de revivir un viejo sueño de los imperialistas, dividir a Rusia en parcelas dominadas por diversos grupos imperialistas y destruir al pueblo chino sometido a un nuevo status imperial. Este es un objetivo que debe ser repudiado por los pueblos en este momento. La historia continua y en cada etapa el pueblo tomará sus propias decisiones.

Partido Vanguardia Popular
1 de febrero de 2022

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *