Ziuganov: la masacre de Bucha es una provocación atroz de los nazis ucranianos y Occidente

«Exigimos una investigación transparente y exhaustiva de los crímenes del ejército y los paramilitares ucranianos, incluida la brutal tortura de ciudadanos de habla rusa y de personal militar ruso.»

El presidente del Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR), Gennady Zyuganov, denunció los asesinatos de Bucha como una «provocación atroz cometida por los nazis de Bandera» con la complicidad de las potencias occidentales.

Ha comenzado una verdadera histeria en Occidente sobre las supuestas «atrocidades» del ejército ruso en la ciudad de Bucha, ubicada cerca de Kiev. Las víctimas de las «atrocidades» supuestamente fueron descubiertas tan pronto como nuestro ejército abandonó la región.La Federación Rusa ha declarado la necesidad de convocar una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para exigir que Ucrania proporcione pruebas. El Ministerio de Defensa de la Federación Rusa ya ha negado oficialmente las acusaciones, afirmando que ni un solo civil resultó herido durante la ubicación de las formaciones militares rusas en esta ciudad. Las imágenes de los llamados individuos “asesinados” surgieron solo cuatro días después de la llegada de las tropas ucranianas allí. Hay más hechos disponibles que atestiguan la naturaleza escenificada de esta provocación.

Como saben, la línea clave mantenida por el liderazgo político y militar de Rusia es la que apunta a la máxima reducción de las bajas civiles, así como a la disminución de la destrucción de la infraestructura civil. Y, en general, la masacre de civiles es ajena al ejército ruso/soviético.Incluso después de la invasión del territorio de la Alemania nazi en 1944-1945 después de las monstruosas atrocidades cometidas por los fascistas en la URSS, las tropas del Ejército Rojo recibieron una orden estricta de evitar la venganza contra la población civil. Y esta orden fue implementada rigurosamente.Por el contrario, las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y otros países de la OTAN se han hecho famosos por sus terribles represalias.

Simplemente recordemos Hiroshima y Nagasaki, ciudades pacíficas donde Estados Unidos destruyó a cientos de miles de japoneses usando armas nucleares. El rastro sangriento ha estado siguiendo a los estadounidenses desde Corea, Vietnam, Yugoslavia, Irak, Siria y Libia como una parte de los países donde los estadounidenses son personalmente culpables de masacres o las cometen a manos de sus empleados locales.Las provocaciones sangrientas parecen la marca registrada del imperialismo estadounidense.

Basta recordar el «incidente de Rachak» en Kosovo, cuando 34 militantes muertos del terrorista ELK fueron presentados como civiles asesinados por el ejército yugoslavo. Más tarde, expertos finlandeses independientes refutaron esta afirmación. Pero el trabajo ya está hecho. El incidente de Racak parecía ser la justificación de la intervención de la OTAN contra Yugoslavia. Durante 78 días de bombardeo despiadado de ciudades pacíficas, miles de personas murieron o resultaron heridas y se causaron daños por valor de más de 100 000 millones de dólares.

Está absolutamente claro que las declaraciones sobre las «atrocidades» del ejército ruso son parte de la guerra de información de los Estados Unidos y sus aliados contra Rusia utilizada como motivo para apoyar a los neonazis. La actual élite ucraniana pro-OTAN es capaz de más que tales provocaciones. El mundo entero mira con horror a los neonazis en Ucrania que usan a civiles como escudos vivos.La captura de varios rehenes por terroristas en Occidente siempre se presenta como un crimen terrible.

Mientras tanto, decenas de ciudades y pueblos se han convertido en rehenes en Ucrania, cuyos residentes no pueden salir de las zonas de hostilidades por parte de los nazis locales. Las autoridades oficiales de Ucrania no pueden contribuir a la creación de corredores humanitarios, pero afectan de todas las formas posibles la salida de los ciudadanos de los asentamientos en las zonas de combate.

En esta línea, en primer lugar, cabe mencionar la tragedia de Mariupol, donde militantes del regimiento nazi «Azov» han dispuesto puntos de tiro en edificios de varios pisos, junto con la prohibición de salir de la ciudad para los residentes de estas casas. Este es solo un ejemplo único, pero el más terrible, de genocidio deliberado, al que el Occidente «civilizado» hace la vista gorda.

El Partido Comunista condena enérgicamente la atroz provocación conjunta de los políticos ucranianos y occidentales y exige una investigación exhaustiva y minuciosa, no falsificaciones, sino numerosos crímenes reales de los nazis de Bandera, incluida la brutal tortura de ciudadanos ucranianos de habla rusa y de personal militar ruso.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *