El pueblo chileno logró una histórica victoria en el plebiscito del 25 de octubre

Un abrazo cordial y felicitaciones para los combatientes populares del Chile profundo. Derrotada la constitución impuesta por Pinochet. Nuestro saludo y el augurio de grandes éxitos para el Partido Comunista de Chile.

Por: Humberto Vargas Carbonell
Secretario General del PVP

Todos recordaremos—en cualquier latitud de la América Nuestra—lo acontecido en Chile el día 25 de octubre del 2020.

El pueblo arrancó las raíces más profundas del pinochetismo, del real y del enmascarado. El pueblo—pueblo terminó con la Constitución Política impuesta por la dictadura y mantenida por una burguesía dirigente, con una máscara dizque democrática, pero en esencia representante de los intereses compartidos con poder militarista. Se cambiaron las máscaras, pero el pueblo oprimido y explotado se mantuvo en la misma condición de explotación y opresión.

Los chilenos han emprendido el camino hacia un cambio profundo.

El neoliberalismo fue impuesto por medios brutales durante las dictaduras, y por sus secuaces enmascarados; como una mala hierba se extendió por toda Nuestra América, con las conocidas excepciones de los gigantes de la política y de la moral antiimperialistas: Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia; muchos otros pueblos luchan en combate cotidiano contra las imposiciones de los carteles y de los gobiernos entreguistas.

Los chilenos lucharon con heroico tesón contra las más brutales represiones, los sacrificaron con las brutales represiones de las fuerzas policiales militarizadas.

Nada los detuvo, nadie pudo detenerlos. Ni la brutalidad criminal de la gendarmería ni los engaños oficiales u oficiosos de periodistas, curas o de los cobardes saltimbanquis de la política rentada.

Cayeron los mártires, les robaron los ojos a los valientes, encarcelaron a los que pudieron capturar y los luchadores se mantuvieron en pie de lucha. Un pueblo extraordinario. Hicieron de la calle el escenario predilecto de sus combates y no entregaron el campo de batalla de sus ansias de libertad y de igualdad.

Sonaban Víctor Jara y el llanto por sus muertos, pero no se rindieron nunca. Cada golpe fortalecía el vigor combativo de los chilenos en las calles.

Esta lucha y ese sacrificio rindió sus frutos. El Pueblo-pueblo dijo no, un no inmenso, a la constitución pinochetista y al uso indebido por la burguesía vendida al imperio. Es una burguesía rentista y rentada por las mafias que roban el sudor y la libertad a los trabajadores. Vale decir tan parásita como las que han hecho de la vagabundería y de la corrupción las fuentes principales de sus insólitos placeres.

Ese Chile sencillo es el cobijo humilde de un pueblo valiente y luchador. Ese, el que derogó la Constitución pinochetista. Haber recibido tal herencia y haberla hecho suya será la eterna vergüenza de los politicastros chilenos y la derogación política de ese insalubre instrumento jurídico, el honor eterno de los humildes de Chile.

La nueva constitución—está decidido—será el fruto de un acto democrático. El pueblo elegirá la totalidad de los constituyentes. Sin los viejo cuadros de la burguesía que tendrán que competir de igual a igual con los candidatos del pueblo.

Ese será un acontecimiento crucial en los primeros meses del año próximo. Esperamos una contundente victoria popular.

Igualdad para todos y en especial para los compañeros mapuches. Felicitamos al pueblo de Chile, abrazamos a todos luchadores populares y a nuestros queridos compañeros del Partido Comunista les deseamos muchos éxitos en su justa lucha.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *