La protesta popular es un derecho humano irrenunciable ante el desempleo, el hambre y la miseria que se le imponen

Declaración del Partido Vanguardia Popular

1.- Nosotros, los militantes del Partido Vanguardia Popular, fieles a nuestra historia y a nuestras convicciones más profundas, apoyamos el derecho a la protesta popular, considerándolo un derecho inalienable e irrenunciable de todas las personas o grupos humanos que sufren por la injusticia social.

Con la misma fuerza con que acuerpamos las luchas populares por la justicia social, nos declaramos contrarios a cualquier manifestación de terrorismo individual.

Por eso estamos con todos las mujeres y hombres, jóvenes y viejos que están oponiéndose a las políticas injustas e irracionales que pretende el gobierno del Presidente Carlos Alvarado.

Lo que se presenta como el déficit fiscal tiene su origen en los que han ejercido el gobierno y han practicado o consentido la corrupción administrativa. Esta corrupción ha sido el nefasto origen del capital de una buena parte de los multimillonarios criollos; todo lo que ellos se han robado se lo han robado a los pobres. Los negocios bajo cuerda, los favoritismos ilícitos, la elusión del pago de impuestos, el engaño tributario y el contrabando, operan como el edén de los ricos y la tragedia de los pobres. En última instancia todo lo que se roban los coimeros de la administración pública y su contraparte, los “proveedores” al final se lo están robando a los trabajadores, a los campesinos y a todos los pobres.

En nuestra opinión este no es un problema de bandería electoral, es un problema realmente profundo porque las banderas dividen, pero la lucha contra la injusticia social une.

El pueblo está unido, porque el gobierno es injusto y que, por servir a millonarios criollos y extranjeros, pretende exprimir a los verdaderos y únicos productores de la riqueza nacional.

Nadie está obligado a someterse a un régimen de injusticia y opresión; al contrario, todos estamos moralmente obligados a luchar por mejorar las condiciones de vida.

Costa Rica, nuestro querido país, está entre los más desiguales del mundo entero, esto significa entre los más injustos. Esta es una verdad comprobada; obviamente más clara y evidente que los engaños electoreros de los partidos de los ricos.

2.- La vida ha demostrado que el FMI trae siempre en sus maletas la miseria y los sufrimientos para los pueblos. El FMI no es neutral ni imparcial, ni se orienta por leyes de ciencia económica, es un ave de mal agüero para el mundo de los humildes. El FMI endeuda a los gobiernos para el disfrute de los gobernantes y de los burgueses, pero, cuando cobra, empobrece a los pueblos. Esta es una lógica brutal a la que han sido sometidos muchos pueblos del mundo entero.

El FMI no es internacional, esto es mentira. Es un instrumento del imperialismo de los Estados Unidos y de los grandes ricos de cada país. Cuando obligan a un Estado a vender su patrimonio productivo es en beneficio de los millonarios. Nunca se ha ocurrido proponer que empresas estatales pasen a una cooperativa o a otra entidad que pueda beneficiar a los trabajadores o a otros sectores populares.

Los que hoy luchan contra FMI tienen todas las razones y por eso los apoyamos calurosamente.

3.- Pareciera que el Gobierno al tiempo que no logra satisfacer las necesidades populares, en vez de escuchar la demanda, responde con violencia, que se hace cada día más violenta.

No olvidemos que esta policía de hoy ha sido deformada moralmente en la Escuela de las Américas del Ejercito de los Estados Unidos y en las escuelas policiales de Chile, Israel y Colombia. Los llamados “carabineros” de Chile es una policía criminal, formada durante la dictadura de Pinochet y la policía colombiana, en los últimos meses ha sido protagonista de más de 70 masacres.

Basta ya de considerar a la Guardia Civil como simples y pacíficos guardianes del orden público. Es una policía militarizada y violentamente represiva.  No se detiene, reprime igual a mujeres, niños, ancianos y a todos los que protestan.

El pueblo sabrá defenderse.

4.- Oscar Arias anunció el establecimiento de una “dictadura en democracia”, en su concepto la democracia comienza y termina con las elecciones. Cumplido este requisito lo que sigue es una brutal dictadura. Frente a la situación actual este bandido multimillonario resucitó su vieja idea y avaló así la represión que lleva adelante Carlos Alvarado. Son zorros del mismo piñal, esta es una lección de política que los humildes no deben olvidar.

El pequeño dictador no tiene futuro. El futuro es de los trabajadores de la industria, de los servicios y de los campesinos.

5.- No aceptamos que el pueblo deba rendirse por una falsa acusación. No es cierto que la lucha haya sido infiltrada por los narcotraficantes. Los grandes narcos son multimillonarios y no tienen ningún interés directo en esta lucha popular.

La fábula de la penetración de los narcos es una patraña urdida por el Gobierno. Los posibles adictos que participen en esta lucha no son narcotraficantes, son sus víctimas.

El Gobierno de Carlos Alvarado le debe una explicación al pueblo sobre el problema de los narco capitales y por el mundo del sicariato.

En cajas de piña o de banano para la exportación, aparecen los puertos europeos grandes cantidades de cocaína. Este es directamente un problema del gobierno de Carlos Alvarado y no de los luchadores por la justicia social.

El narcotráfico crece en el país, pero Carlos Alvarado parece ignorarlo. Este es un problema del Estado Costarricense y de su Gobierno. Y no de los pobres que protestan contra la injusticia social.

PARTIDO VANGUARDIA POPULAR

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *