Calificar al presidente Alvarado de comunista es una tontería, el Presidente es un ultra neoliberal, sometido a las políticas del presidente Trump

Por: Humberto Vargas Carbonell
Secretario General Partido Vanguardia Popular

En el Diario Extra he leído unas declaraciones de dos diputados, los señores Dragos Dolanescu y Erick Rodríguez Steller, con el título «Gobierno evidencia ideología comunista». El título me sorprendió y me hizo recordar con un golpe de memoria el viejo decir popular de que “para tonto no hay que estudiar”. Sin título se puede ejercer la vieja “profesión” de decir tonteras, así lo decía mi abuelo, que ya muy viejo nos aconsejaba: “pensar bien lo que se va a decir y agregaba: “porque las tonteras casi siempre ofenden a las personas sensatas y decentes”.

Conocí solamente a dos de mis abuelos: la abuela por parte de madre y el abuelo por parte de padre. Esto a nadie le importa, pero lo digo porque su recuerdo me ayuda siempre a calmar las emociones, esas que pueden empujarnos a hacer o decir lo que no se debe decir ni hacer. ¡Calma, muchacho que siempre hay que pensar bien lo que se ha decir o hacer!

Los señores Dolanescu y Rodríguez atribuyen al Presidente Alvarado ideas comunistas, pero sin el menor sentido. Le atribuyen ser “comunista” porque no tienen otra forma de insultarlo, posiblemente porque no tienen la valentía necesaria para insultarlo directamente, si eso es lo que quieren.

Al que esto escribe sí pueden llamarlo comunista, sin segundas intenciones. Soy comunista por convicción filosófica y por militancia partidaria.

Fui diputado comunista durante dos períodos, es decir durante ocho años. No necesité insultar a nadie para defender mis acciones y mis convicciones. Tampoco mentí, me hice siempre cargo de mis ideas y afronté las consecuencias que de ellas pudieran derivarse. Siempre creí que el uso de   subterfugios para encubrir el miedo, al final se convierten basura.

Acusar al Gobierno de Carlos Alvarado de ser comunista es un subterfugio.

Don Carlos Alvarado es un fanático neoliberal, igual que la mayoría de los diputados. ¿Qué tienen en común un ultra neoliberal y los comunistas? ¡Pues nada! La mayoría de los diputados son también neoliberales a ultranza, siempre dispuestos a parir leyes que dañan y ofenden a los trabajadores. En su momento votaron los proyectos del Presidente, al que ahora acusan de comunista.

Don Carlos Alvarado, según lo dice la realidad, es un fan sin dobleces de la voluntad del Presidente Trump, el más brutal de los presidentes del imperialismo. Es brutal por bruto. Tal como lo dice el Diccionario de la Real Academia: 1.- Necio, incapaz. 2.-Vicioso, torpe o excesivamente desarreglado en sus costumbres. 3.- Violento, rudo, carente de miramientos y civilidad. ¿Hay alguien que pueda creer que un seguidor de semejante personaje pueda considerarse comunista?

Por seguir a Trump el señor Alvarado encadenó a nuestro país en el llamado “grupo de lima”, precisamente cuando se comete un auténtico genocidio contra el hermano pueblo venezolano, que es contra todos los venezolanos, sin miramientos políticos, es contra todos.

Una cuestión más, la penúltima para no abusar de quienes presten atención a estas líneas. Ahora resulta, según dicen los diputados, que los grandes beneficiarios del comunismo del Presidente Alvarado serán los señores que forman parte de la organización “Horizonte Positivo”.  Los que leen el “Semanario Universidad” conocen los nombres de los directivos de la organización de grandes empresarios. Me abstengo, por razones de espacio, de publicarlos; basta con dar el nombre de su Presidente: Don José Rossi Umaña.  

Me parece esa es la tontería de más grueso calibre.

Al señor diputado Rodríguez, una respetuosa observación. Por favor no permita que una dama que trabaja en su oficina se le haya rebautizado con un mote que por infamante es irrepetible.

No sirvan, los que desde la derecha quieren debilitar al Presidente, al propósito de instalar en el poder a la ultraderecha fascista.

 Los que califican de comunista a un fanático del neoliberalismo, a quien abiertamente y sin tapujos está plegado a las políticas brutales del imperialismo norteamericano, buscan un propósito que ahora ocultan: el poder político, por cualquier medio, incluyendo un golpe de Estado.

Nosotros, los comunistas, estamos abiertamente enfrentados a la política de este gobierno, pero sabemos bien que los calificativos políticos y morales con que se califica al Presidente, a su entorno familiar y sus amistades tiene también un propósito político muy grave. El propósito es minar las bases en que se sostiene este mal gobierno para establecer un sistema aún más pernicioso. Por ahora es todo.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *