Coronavirus y la clase trabajadora

Por: Edgar Gutiérrez Cordero*

La cuarentena tiene efectos muy desiguales, donde los más perjudiciales son para clase trabajadora.

Desde que empezó la crisis de la pandemia del Covid-19 en nuestro país, la clase capitalista se ha aprovechado de esta coyuntura para cercenar los derechos de la clase trabajadora. Ha puesto en acción las instituciones que resguardan sus intereses, la Asamblea legislativa y el Poder Ejecutivo, así como sus medios de comunicación. Estos últimos se han encargado de apuntalar las decisiones tomadas por este gobierno, y otras que están en curso, todas en contra de los trabajadores y las trabajadoras costarricenses.

Con la frase, “Quédate en casa”, comienza la cuarentena para los costarricenses, pero esta medida de quedarse en casa, en este país, donde la tasa de desempleo antes de empezar la crisis del coronavirus era de 300,000 y de un 1 millón de personas que se ganan el sustento de sus familias desde la informalidad, ha provocado que otros 300 mil trabajadores y trabajadoras hayan perdido sus empleos a raíz de la pandemia del coronavirus.

Ante estas circunstancias el pueblo está ante la disyuntiva de “morir de coronavirus o morir de hambre”.

El Poder Ejecutivo, encabezado por Carlos Alvarado Quesada, ha anunciado con bombos y platillos, que van ayudar a 375 mil familias del sector turismo, muy golpeado por esta pandemia, y no vamos a cuestionar al Estado por esa decisión, pero otros sectores como el campesino, que se ganan el sustento de sus familias vendiendo en las calles, junto a otros como los pescadores artesanales han sido invisibilizados por el gobierno en el actual escenario social.

La pandemia que vive la humanidad ya está generando hambre en algunos países a falta de políticas solidarias de sus gobiernos, esto ha obligado a sus pobladores a saquear supermercados, lo vemos en Panamá, Honduras, Italia y España. Los pobladores de estos países les piden a sus gobiernos que les brinde comida ante la situación de no poder salir a trabajar.

Lo mismo puede suceder en Costa Rica de no prestar atención a los sectores antes mencionados. La pandemia del coronavirus pueda llevar a la explosión de una bomba social de no atender con prontitud el tema de la producción de la alimentos y fortalecimiento de la agricultura.

Las organizaciones sindicales costarricenses no podemos estar en cuarentena ideológica, mientras la derecha se está aprovechando de la actual circunstancia para masacrar a la clase trabajadora.

Paso Canoas, 30 de marzo de 2020

______________________
*Secretario General de la Federación Nacional de Trabajadores de Plantaciones, Fentrap.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *