Hace 101 años Friederich Ebert asesinó a Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht

Por: Martín Rodríguez Espinoza

Un 15 de enero de 1919 en Alemania, el canciller socialdemócrata alemán, Friedrich Ebert, asesinó a dos grandes figuras de la revolucionarias de Alemania: Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, porque condujeron, a través de la organización revolucionaria «La liga de spartacus», la heróica rebelión de los trabajadores alemanes contra su gobierno y la plutocracia alemana.

Rosa Luxemburgo fue asesinada y luego su cuerpo fue arrojado a un río en Berlín. Karl Liebknecht fue ejecutado con una bala en la cabeza.

Desde entonces la clase obrera del todo el mundo rinde homenaje a quienes dieron sus vidas por la revolución alemana y condenaron al canciller Friedrich Ebert que dio la orden de asesinarlos al ministro de defensa, Gustav Noske.

Para la clase trabajadora, para los comunistas de todo el mundo, y porsupuesto para el Partido Vanguardia Popular, PVP, Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht vivirán para siempre.

Igualmente condenamos al reformista y asesino Friedrich Ebert, quien merece el desprecio de toda la clase trabajadora. Este asesino allanó el camino para Hitler con sus acciones contrarrevolucionarias.

A pesar de todos los esfuerzos de los reformistas contemporáneos de la Fundación Friedrich Ebert (FES), no pueden borrar la historia porque, en la actualidad, sus objetivos son los mismos: sembrar el reformismo entre los trabajadores, corromper a los sindicalistas y promover la teoría socialdemócrata del rescate del capitalismo y la explotación.

Nuestro deber es enseñar y recuperar la memoria histórica, para revelar, incluso hoy, el papel sucio de la Fundación Friedrich Ebert. Esto es lo que impone el interés de la clase obrera mundial.

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *