La historia no es solo galletas

“Hasta que los leones, tengan sus propios historiadores, las historias de cacería seguirán glorificando a los cazadores” 

 Por: Manuel Hernández

La fábrica Pozuelo está de manteles largos. Fundada en 1919, cumplirá la próxima semana, un centenario.Esta exitosa empresa amplió sus operaciones a varios países de America Central y constituye una subsidiaria de uno de los grupos empresariales más grandes de América Latina.

La efemérides de esta empresa queda simbolizada en aquellas crujientes galletas, que están arraigadas en el paladar de los ticos. Pero lo que no han registrado en la página oficial de su centenaria celebración, es la lucha social que libraron sus trabajadoras y trabajadores, a finales de la década de los 70.Precisamente este mismo año del centenario, se cumplieron 40 años de la huelga que realizaron sus obreras y obreros, para defender y mejorar sus condiciones de vida.Los trabajadores presentaron un conflicto colectivo de trabajo, que la patronal, sentada en la galleta, se negó negociar.

La injustificada negativa de la patronal,  obligó a los trabajadores a ejecutar una huelga, que de manera célere fue declarada ilegal. La empresa requirió la intervención de la fuerza pública, que de inmediato controló las instalaciones de la fábrica, en la Uruca, y garrote en mano, se dedicó a su habitual oficio.

Parafraseando un famoso comercial de uno de sus productos: si la vez por arriba, la policía asumió el control de la fábrica y desalojó violentamente a los trabajadores de las instalaciones. Si la vez para abajo, la policía reprimió brutalmente y persiguió a obreras y obreros hasta el río Viriila. La sangre llegó al río.

La represión fue inmisericorde, hasta que -como cierra aquel anuncio- ya no la vez,  por las nubes de gases lacrimógenos que lanzó la policía, con un saldo de más 50 detenidos y otros enviados al hospital. Al final, más de 400 obreras y obreros fueron despedidos. La historia no solo está llena de galletas, aunque la marca sea “muucha galleta”

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *