Los explotadores y los diputados mediocres serán vencidos

El fascismo es cruel pero débil, el pueblo laborioso creador de todas la obras humanas es fuerte porque es generoso, unámonos para vencer a los explotadores.” Partido Vanguardia Popular

Por: Humberto Vargas Carbonell

Para una mayoría de los trabajadores costarricense había plena claridad sobre la conducta de la oligarquía y de los diputados que los representan, pero ayer, 3 de setiembre del 2009 se aclararon para todos los nublados del día. No quedó lugar para la duda. La mayoría de los diputados son enemigos de los trabajadores que reclaman justicia y por esa vía son enemigos de todo el pueblo.

No es cierto que se haya aprobado un proyecto para regular las huelgas, se institucionalizó la política ultraderechista que le niega a los trabajadores costarricenses el derecho a la protesta social y al reclamo de justicia. Vendrán nuevos sablazos contra los trabajadores. Ya están anunciados

Ha sido una victoria pírrica de políticos mediocres e insensatos, aupados por oligarcas igualmente insensatos y dominados su el odio a la justicia social.

Creen que están haciendo realidad su sueño de dominación y explotación sin límites. El Jefe de la Cámara de Industrias expresa su alegría con un grito: “estamos hartos de huelgas”. Si se trata de hablar de hartazgos debemos recordarles que más cabreado están los trabajadores con los burgueses explotadores, que acumulan gigantescas deudas con la seguridad social, que evaden y eluden las obligaciones tributarias, que no pagan el salario mínimo, que enferman a los trabajadores con el fin de maximizar sus ganancias, que cometen brutales iniquidades contra los obreros.

La ley parida por la mayoría de los diputados, incluyendo al ahora Ministro de la Presidencia y, por supuesto al Presidente Alvarado, no será el fin de las huelgas y de las protestas populares; es el fin de la democracia tica (burguesa) de la que se han vanagloriado precisamente los que ahora le ponen punto final.

Los oligarcas, el Presidente Alvarado y el grupo de la Asamblea están cambiando las reglas de las relaciones sociales y terminarán arrepintiéndose.  El fascismo es cruel pero débil. Como se suele decir hay que dar tiempo al tiempo. El autor de El Quijote dijo: “Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.”

Para los sindicatos y para todos los dirigentes sociales esta es la hora de la serenidad, pero no de la quietud. Es imprescindible explicar con toda claridad al pueblo lo que está ocurriendo, los virajes que los oligarcas han impuesto a la vida política de nuestro país.

Educar y organizar es luchar; la lucha social es la madre de la esperanza.

La esperanza la pierden solo los cobardes.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *