¿Qué es ser azul y blanco?

Unos compañeros a los que quiero mucho me pidieron que diera mi opinión sobre ¿QUÉ ES SER AZUL Y BLANCO? Esto es lo que respondí.”

 

Por: Carlos Fonseca Terán

Ser azul y blanco es defender la soberanía de Nicaragua como la defendió Andrés Castro aniquilando a pedradas al filibustero, y no por el contrario, pedir la intervención extranjera en nuestros asuntos internos como lo hicieron los liberales en aquella época y como lo siguen haciendo hoy los vendepatria herederos de aquella ignominia.

Ser azul y blanco es defender a Nicaragua como la defendieron Zeledón y Sandino enfrentándose a las tropas norteamericanas, y no ser como los liberales y los conservadores, que apoyaron a los invasores y que como dijo Sandino, son una bola de canallas.

Ser azul y blanco es defender nuestra patria de quienes intenten apoderarse de ella, no como los terratenientes y capitalistas que como dijo Sandino, fueron quienes trajeron a los marines yanquis, como lo siguen queriendo hacer hoy esos mismos sectores pudientes de la sociedad nicaragüense y sus expresiones políticas, llámense partidos, llámense Alianza Cívica o Cínica, que les vendría mejor; con el apoyo de sectores desclasados y serviles.

Ser azul y blanco es amar a Nicaragua, es no desear el mal a nuestra patria ni pedir castigos y bloqueos económicos que perjudiquen a nuestro pueblo, y no andar mancillando nuestra sagrada bandera nacional acudiendo con ella al Imperio más poderoso del mundo que siempre nos ha intervenido y nos ha saqueado, para pedirle que destruya nuestra nuestra economía, que nos traiga más pobreza y que castigue a nuestro pueblo con infames sanciones económicas, como lo hace también con otros pueblos que han decidido ser libres.

Ser azul y blanco es defender con valentía y patriotismo nuestra patria, trabajar por la paz y la unidad de los nicaragüenses, no sembrar el caos y el terror, dividir a las familias y destruir el país con acciones terroristas financiadas con dinero proveniente de Estados Unidos, la misma potencia invasora que nos impuso por medio siglo y a través de un golpe de Estado, a la dictadura somocista, una de las más sangrientas de América Latina que así como sus seguidores, los golpistas de hoy, defienden los intereses de esa potencia que siempre nos ha agredido, intervenido e invadido, trayendo la muerte y la pobreza material y espiritual.

Ser azul y blanco es trabajar por el bien de Nicaragua, no causar tanto daño como el que han causado los golpistas al país, y para lo cual reciben como buenos mercenarios, el dinero maldito de ese mismo imperio que sostuvo por largo tiempo a la Guardia Nacional para reprimir y asesinar a nuestro pueblo.

Ser azul y blanco es ser patriota, como somos los sandinistas y muchos nicaragüenses que sin ser sandinistas, no quieren ver destruido a su país; es no ser vendepatria como los golpistas, esos malos hijos de Nicaragua que han irrespetado de mil maneras nuestra sagrada bandera azul y blanco, que no tienen derecho a levantar, porque ni siquiera tienen derecho a llamarse nicaragüenses.

Y como siempre hemos clamado los sandinistas, que hemos sido siempre los más ardientes defensores de nuestra sagrada bandera azul y blanco:
VIVA NICARAGUA LIBRE.
PATRIA LIBRE O MORIR.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *