5 jugadas de Maduro contra la guerra económica

El próximo lunes iniciará la reconversión monetaria anunciada por el mandatario

Por: David Páez

Nicolás Maduro se ha lanzado al contraataque con cinco jugadas, por flancos diferentes. Veamos:

Jugada 1

Ahora el gobierno pasa a la ofensiva al anclar el Bolívar Soberano al Petro y fijar el valor de este en un barril de petróleo.
No es cierto que un Bolívar Soberano tendrá el mismo valor de un Petro (68 dólares), pues de ser así el salario mínimo (55 BsS) pasaría a ser equivalente a 3.740 dólares, lo cual es sencillamente imposible.

Lo que si creemos que ocurrirá es que el valor que en petros se le asigne al Bolívar Soberano, dependerá del valor equivalente que se le quiera asignar al salario mínimo.

Así, si se establece, que los 55 bolívares soberanos del salario mínimo, equivalen a 4,4 petros nos da como resultado que esos 55 BsS representan 300 dólares. Con esta acción el gobierno se juega a Rosalinda, pues con ella estabilizará la economía a corto plazo, algo que le es de vida o muerte.

Al no poder manipular el Petro como han hecho con el bolívar (habría que manipular el mercado petrolero), los precios se estabilizarán, la especulación e inflación cederán terreno y el poder adquisitivo del ciudadano se incrementará significativamente.

Jugada 2

La eliminación de cinco ceros al bolívar fuerte, permite que los bancos puedan dispensar hasta el equivalente a 20 millones de hoy con un solo billete. Eso debería ayudar a resolver el problema de la falta de efectivo, el descarado negocio de su compra y venta y las largas colas en los bancos. Aquí es necesario obligar a los bancos a que dispongan de cajeros automáticos.

Jugada 3

Con la asignación de un bloque petrolífero al BCV, se emitirán bonos de la deuda pública respaldados por un bien tangible, medido y certificado. Se acabarían los préstamos a la república a altos intereses.

Adicionalmente, se fortalecen las reservas internacionales.

Jugada 4

Como ya dijimos, con el anclaje del Bolívar Soberano al Petro, los precios tenderán a ser internacionales (ya el 100 % está fijado en dólares negros), al igual que el salario (ya hablamos de una posibilidad de 300 dólares como salario mínimo mensual). La especulación tendría que desaparecer, pues los que pretendan seguir con esa práctica tendrán que enfrentar una competencia estimulada por la eliminación de aranceles.

Jugada 5

Al pagar un salario mínimo internacional (55 bolívares soberanos, 300 dólares o 4,4 petros), no es necesario mantener los subsidios a los servicios públicos (por lo menos a los niveles actuales), lo que permitirá a empresas como el Metro o Corpoelec, contar con capacidad financiera para brindar un mejor servicio.

Ahora, como en toda guerra, habrá que esperar la reacción del enemigo; pero al menos hay una acción en progreso.

Esperamos que el Gobierno no vacile y actúe con firmeza, por las buenas o por las buenas.

 

_____________

*Profesor de la Universidad Venezolana de Hidrocarburos

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *