El FIA y los pobres de mi pueblo

El FIA, ¡qué lindo el FIA!, viva el arte y la cultura. Está por todos lados, hay música, grandes tarimas y teatro por doquier… mientra tanto, a los artistas de la calle, los que se ganan la vida honradamente CON SU ARTE, o los que venden cosas para llevar alimento a sus hogares; a esos no los alcanza la «belleza» del FIA. A ellos y ellas, hombres y mujeres excluídos de la sociedad, se les persigue y decomizan sus productos. Esa es la «democracia» capitalista.

Aporte gráfico de Roberto Zelaya para Libertad

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *