Costa Rica se prepara para exportar más de 10 toneladas de aletas de tiburón martillo

¿Costa Rica Esencial?

Un exportador de aletas de tiburón está esperando la aprobación de exportación del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) para exportar diez toneladas de aletas de tiburón martillo.

Puedes firmar la petición creada en change.org para detener este envío.

Diez toneladas de aletas de tiburón martillo, que se llevan acumulando en las naves de Inversiones Cruz S.A desde el 1 de marzo de 2015, cuando el gobierno prohibió la exportación como parte de sus obligaciones como miembro de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), están esperando recibir la aprobación de exportación del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA).

Veintidós ONGs de todo el mundo consideran cualquier intento de exportar las aletas de violación a las disposiciones de la CITES y, por tanto, una importante amenaza para la supervivencia de los tiburones martillo. Dado que las aletas fueron obtenidas durante una prohibición de exportación, estas organizaciones, junto con 12.000 individuos de todo el mundo, piden al gobierno de Costa Rica que detenga cualquier intento de exportación.

Según regulaciones de la CITES, Costa Rica debe determinar, mediante estudios científicos, si es posible o no extraer tiburones martillo de su entorno natural sin poner la población de la especie en peligro o si debería prohibirse su comercio internacional. El 1 de marzo de 2015, el Consejo de Representantes de Autoridades Científicas (CRAC-CITES) realizó estos estudios y determinó que la exportación de aletas de tiburón iba en detrimento de la supervivencia de la especie, según la Ley de Conservación de Vida Silvestre del país. Entre agosto de 2015 y marzo de 2017, CRAC-CITES reevaluó el tema y volvió a determinar que no era posible exportar aletas de forma sostenible.

Frustrado con el análisis y las conclusiones del CRAC-CITES, el gobierno de Costa Rica determinó que los tiburones no están protegidos según criterios de la Ley de Conservación de Fauna Silvestre y concedió a INCOPESCA la autoridad para llevar a cabo su propio estudio, cuyos resultados serán publicados en marzo de 2018.

“Obviamente, INCOPESCA recomendará la reanudación de las exportaciones de aletas a pesar de que dos paneles formados por los mejores científicos del país indiquen que la actividad no es sostenible,” decía Randall Arauz de la organización estadounidense Fins Attached. “De nuevo, Costa Rica está eludiendo sus obligaciones con la CITES para favorecer los intereses privados, en este caso, el exportador de aletas de tiburón, en detrimento del interés general y por supuesto de los tiburones,” decía Arauz.

La organización costarricense CREMA (Centro Rescate de Especies Marinas Amenazadas) cree que es incomprensible que Costa Rica se haya tomado tantas molestias sorteando las estrategias de protección de los tiburones martillo cuando hace solo cuatro años el país dirigió el proceso para garantizar un aumento de la protección internacional de la especie a través de la CITES. Para empezar correctamente a proteger los tiburones martillo, Costa Rica debe prohibir la exportación de estas 10 toneladas de aletas obtenidas y almacenadas durante una prohibición de exportación.

________________________
Fuente: oceansentry . org

Facebook Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *