¿Qué hacen las autoridades costarricenses y la Cancillería con los energúmenos extranjeros que vienen a Costa Rica a realizar actos vandálicos?

Redacción Libertad: Esa es la pregunta que muchos costarricenses se hacen.

Un grupúsculo de venezolanos radicados en nuestro país, a donde se les abre las puertas para que vengan a trabajar, a hacer su vida, y en donde se les permite instalar sus negocios o trabajar, resulta que son “guarimberos” que en su tiempo libre realizan actos vandálicos e incitan al odio, como parece haber sucedido el domingo anterior.

Incluso otros venezolanos que sí vienen a ganarse la vida honradamente, han manifestados en las mismas redes sociales que están en contra de la actitud de ese grupo.

El domingo 28 de enero, frente a la embajada de la República Bolivariana de Venezuela en nuestro país, ese grupúsculo de energúmenos, no solo protestaron, sino que además pegaron panfletos llenos de odio y lanzaron piedras; hoy en las redes sociales sus mensajes no solo se intensifican sino que además conllevan amenazas que deberían de alertar a las autoridades y a la cancillería.

El llamado al odio y hasta amenazar con bombas y muerte a funcionarios de la embajada de Venezuela nos debe hacer pensar en qué tipo de personas se está dejando entrar al país. Los que vienen a trabajar y ganarse la vida honestamente deben tener las puertas abiertas, los que vienen a amenazar con delitos y muerte, no.

Como ciudadanos costarricenses, hacemos un llamado al gobierno de Luis Guillermo Solís Rivera, a las autoridades policiales y de seguridad, para que esta situación sea investigada y que estos sujetos sean deportados de comprobarse sus delitos.

Igualmente hacemos un llamado a las autoridades del Tribunal Supremo de Elecciones a exigir que reconocidos y cuestionados personajes venezolanos no intervengan en el proceso electoral nacional que corresponde únicamente a los y las costarricenses, es un DELITO que viola las leyes nacionales y la misma Constitución Política. Exigimos su intervención inmediata contra esta manipulación descarada en el proceso electoral costarricense que cuenta con el evidente auspicio de los cuestionados partidos políticos tradicionales.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *