Gobierno de Costa Rica: un peón en la guerra de intervención contra Venezuela

La ofensiva del Gobierno de Costa Rica contra Venezuela no es un asunto nuevo pero si preocupante por lo que puede implicar no solo a nivel regional sino interno. Algunos políticos, Oscar Arias, Laura Chinchilla, Miguel Ángel Rodríguez y el canciller de la República Manuel González están jugando con fuego en lo que respecta al caso venezolano. Algunos de ellos inclusive ya han sido declarados non gratos en ese país.

Plegados al discurso del sector más violento de la oposición venezolana de no reconocer los resultados electorales del 15 de octubre pasado, Costa Rica se coloca como un esbirro de todos aquellos sectores que quieren desestabilizar el orden en Venezuela y se suma al carrusel de la guerra de agresión y de intervención contra ese país. No están midiendo las consecuencias de sus irresponsables acciones.

Estamos advirtiendo, no es cualquier cosa lo que estos políticos están haciendo y rechazamos categóricamente su irresponsable injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

Esta escalada de agresión política contra Venezuela continúa de manera sostenida y el ejemplo es el comunicado emitido por la Cancillería costarricense el 18 de octubre el cual reitera que Costa Rica desconoce los resultados del referéndum celebrado el 30 de julio y que rechaza los resultados de las elecciones de gobernadores realizadas el domingo 15 de octubre pasado.

El pronunciamiento de la Cancillería costarricense ya fue rechazado por las autoridades venezolanas competentes manifestando que Costa Rica con el comunicado lo que denota es una sumisión vergonzosa al servir como instrumento del gobierno estadounidense para atacar la democracia venezolana. Esto se refuerza aún más cuando los mismos dirigentes de la oposición ya han aceptado los resultados electorales.

En todos estos hechos, expresidentes y cancillería, representando al supuesto gobierno del “cambio” del PAC, involucrados en esa sistemática agresión a Venezuela, no podemos pasar inadvertida esta posición conservadora y derechista del gobierno del PAC ante esta situación tan grave que involucra a Costa Rica hasta la médula en la guerra de agresión a Venezuela. Esta postura agresiva e injerencista del gobierno de Costa Rica no nos representa.

Todos los partidos políticos de la derecha costarricense, de una u otra forma se han sumado a esas posiciones agresoras. En agosto de este año, con la intención de la llegada de cuatro diputados constituyentes se desató la cacería de brujas en la Asamblea Legislativa. ¡Todos muy valientes! Igual, con una moción presentada por la liberacionista Karla Prendas todos esos partidos políticos se sumaron al carrusel de la agresión contra Venezuela.

Una Costa Rica con una “democracia en proceso de pudrición” como lo están demostrando los hechos actuales, con un Poder Judicial coaptado por el poder político y ya en la práctica demolido por acciones encubridoras y favorecedoras de políticos para los cuales no existe la justicia (Reelección, Crucitas, La Trocha, OAS, YANBER…) no tiene moral alguna para entrometerse en los asuntos internos de otros países. Cómo pretenden dar lecciones de “democracia” si ni siquiera pueden resolver los asuntos internos más apremiantes y donde la corrupción es un deporte nacional y reiteramos con un Poder Judicial tomando acciones extemporáneas para ver cómo se oxigena antes de su derrumbe total.

Advertimos: las cosas en el caso que nos ocupa están casi fuera de control, la insistente y sistemática persecución al gobierno de Venezuela, la permanente injerencia en sus asuntos internos, la sumisión de Costa Rica a las políticas del imperialismo estadounidense no hacen otra cosa que sumar a Costa Rica al carrusel de la agresión y la guerra. Claramente estamos en contra de una intervención militar contra Venezuela pero si eso sucediera Costa Rica se convertiría en una plataforma para esa agresión y sería arrastrada a ese conflicto. Entonces, los que hoy están montados en ese carrusel de la agresión y la guerra de intervención, que lo piensen dos veces en seguir en esa línea de acción, porque tendrán que asumir todas las responsabilidades y las consecuencias.

 

Comisión Nacional de Enlace
19 octubre 2017

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *